El aluminio. Un metal maravilloso símbolo de ligereza, flexibilidad, resistencia y, además, sostenible. Un material que es sinónimo de alta tecnología y de modernidad.

Lejos de parecer algo frío para el hogar, gracias a los colores y acabados de las puertas y a la combinación con el metal pulido para el marco, aporta un toque diferente y distinguido a cualquier estancia. La tecnología se vuelve estética.