El hogar se convierte en un oasis donde apaciguar las tensiones y el estrés del día a día. Relajación, simplicidad, ligereza o elegancia natural se desprenden de un ambiente dominado por los tonos pastel.

Un ambiente donde las maderas nobles, como el fresno o el roble, aportan un toque de naturaleza único.