El lenguaje de los colores abre el corazón y desata pasiones. Vestir una estancia con puertas de colores brillantes le aporta un sabor joven, desenfadado. Si, además, se quiere ir un poco más lejos se puede optar por la combinación de un color vivo en la hoja y el marco en negro o con un color suave.

La puerta Novaanta es un clásico dentro de la colección Dilà desde los ’90 y, como todos los clásicos, sigue enamorando año tras año.