Continuidad es la sensación que tienes cuando descubres que los relieves y las sombras entre la pared y la puerta han desaparecido casi en su totalidad. Puede parecer que solo son unos pocos milímetros pero al haberlos eliminado da lugar a una nueva superficie lisa que aporta suavidad y armonía.

A veces, la evolución de un producto solo se basa en un pequeño detalle que puede parecer insignificante pero que marca una gran diferencia.